jueves, 18 de octubre de 2012

LAS MUERTES EN EL SEXENIO DE FELIPE CALDERÓN


Jeanette Karina Arroyo Reyes

Maestría: Marketing Político

 
La lucha contra la delincuencia organizada en México es un conflicto armado interno que enfrenta el Estado mexicano contra las bandas que controlan diversas actividades ilegales, principalmente el tráfico ilegal de drogas.

Una de las primeras acciones de Felipe Calderón al llegar a la Presidencia en diciembre de 2006 fue la puesta en marcha de la Estrategia Nacional de Seguridad con la Operación Conjunta Michoacán, en la que más de 6,000 elementos del Ejército, Fuerza Aérea y la Policía Federal iniciaron labores para combatir a los criminales, donde a lo largo de este año se había contabilizado cerca de 500 asesinatos de miembros de los cárteles del narcó  Para enfrentarlos, el gobierno mexicano privilegio el uso de las fuerzas armadas.

Se dice que desde la llegada a la Presidencia de Felipe Calderón en 2006, se estima que unas 56.000 personas han muerto por su guerra contra el crimen organizado, bien por los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los criminales, así como por los combates entre bandas rivales, la PGR informó que de enero a septiembre de 2011 hubo 12,903 fallecimientos vinculados con hechos criminales.

Según estos datos, cuatro de cada diez fallecimientos registrados en dicho periodo, se concentraron en 17 de los 2,454 municipios del país. Es decir, 43.84% de las muertes "por presunta rivalidad delincuencial" se registraron en 2.4% del territorio nacional, aunque los datos entregados por la PGR no especifican cuántos de los fallecidos corresponden a presuntos delincuentes, marinos, militares, policías federales, estatales o municipales o de civiles.

El gobierno de Calderón, a través de la PGR tuvo que reconocer de manera preeliminar 47 mil 515 ejecuciones hasta el 10 de Enero de 2012. Lo cierto es que en lo que va del actual sexenio de Calderón, entre tanto numero de muertes, parece ser que ya no les salen las cuentas, y no se han puesto de acuerdo. Ni el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) del gobierno federal, ni el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), así como Tampoco las procuradurías estatales son consistentes en cuanto a la cantidad de homicidios dolosos cometidos en México durante el sexenio Calderonista.

 Por otro lado, las Organizaciones civiles y defensores de derechos humanos han solicitado que las cifras de muertos por la lucha contra el crimen organizado sea una base de datos pública que se actualice constantemente para, entre otras cosas, facilitar las investigaciones sobre cada caso.

Cabe entonces resaltar que el sucesor de Felipe Calderón enfrentará de manera distinta el problema de la inseguridad, la delincuencia organizada y el narcotráfico. Esto en vista de que el presidente Calderón no está dispuesto a modificar su estrategia, es de esperar que se mantenga la actual tendencia en las cifras de muertes directamente relacionadas con la guerra contra el narcotráfico y la delincuencia organizada, de manera que al finalizar este sexenio la cantidad total rebasará los 50 mil." Aunque cabe señalar que las  cifras oficiales y oficiosas apuntan que acabará con 120 mil muertes.

Resaltemos entonces que la estrategia de seguridad de Calderón ha suscitado numerosas críticas, tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

 El presidente Felipe Calderón Hinojosa defiende su estrategia federal en el combate contra el crimen organizado, y en el cual ha reiterado que esta lucha "no ha sido solo una obsesión", sino que ha sido una herramienta para garantizar la seguridad ciudadana., ya que se han realizado las "mayores inversiones" en la historia del país en el rubro de seguridad y procuración de justicia y que por primera vez, se ha enfrentado a las bandas de narcotraficantes y de delincuencia organizada ", con estricto rigor y en el marco de la ley, también se refirió a los desafíos que ha enfrentado su gobierno y que enfrenta el mundo, entre los cuales destacó el de la delincuencia organizada transnacional que está segando la vida de miles y miles de jóvenes y que es una de las más graves amenazas globales de nuestros tiempos.

Señalo que las  organizaciones criminales articulan redes de operación en torno a los grandes flujos ilegales, no sólo de droga, sino de armas, dinero, así como trata de personas. Y para controlar sus mercados, su oferta y sus clientes, y para cobrar la renta a ciudadanos honestos en los lugares que dominan, utilizan la violencia. Bajo esta lógica, buscan controlar territorios y cooptar gobiernos. Le disputan la fuerza del Estado al Estado mismo  Aprovechan la debilidad o la franca corrupción institucional para establecer su  poder y su impunidad. Se establecen en ciertas comunidades y ahí controlan todo lo que pueden controlar. Cobran cuotas tanto a la gente honesta por su trabajo, así como a los empresarios y a los ganaderos, y controlan, además, delitos, como la extorsión, el robo y el secuestro.

El crimen organizado es una de las principales causas de muerte, y hoy en día, es una de las principales causas de la violencia, que hay que combatir pues se ha vuelto una de las mayores amenazas, también, para la democracia en el siglo XXI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada